domingo, septiembre 30, 2012

El Testamento de Sherlock Holmes - Análisis




Hace poquito he empezado con este título en mi Xbox 360, ya que tenía ganas de jugar a una aventura gráfica, las cuales por desgracia escasean en el mercado actual de una forma alarmante.

En este título, ambientado en Londres en el siglo XIX, nuestro famoso Sherlock debe investigar el robo de una carísima joya. Pero en algun momento de la investigación la joya es sustituida por una falsa, con lo que un periódico sensacionalista tiene carta blanca para verter sus sospechas sobre Holmes. Las sospechas no harán más que aumentar con los sucesivos casos que se irán relacionando, empezando con el asesinato del obispo de Knightsbridge.

El sistema de juego es como el de toda la vida, tipo "point and click". Estudiaremos el escenario, las pistas e items, y desarrollaremos nuestra hipótesis en un apartado del menú del juego, debiendo relizar asociaciones lógicas para poder ir avanzando en la historia. También podremos conversar con los testigos o personal presente, hablar con Watson y resolver puzzles más o menos complejos. Sin embargo también disponemos de un botón de ayuda que nos desatascará automáticamente en los puzzles, y que de vez en cuando también nos podrá sugerir por dónde tirar si nos atascamos en la aventura, aunque lo mejor es no usar dicho botón, claro.


Los gráficos a mi punto de vista son un poco cutrecillos, es decir, cumplen su función en el juego, pero en las cinemáticas dan yuyu, los personajes miran siempre hacia un horizonte infinito, con lo cual no dan sensación de vida. De hecho el comienzo del juego es con unos niños que encuentran uno de los escritos de Watson y, sinceramente, si me los encuentro en un callejón me daría un telele ahí mismo.

Las deducciónes en términos generales son lógicas, aunque a veces te dejan un poco tirado, en la de Whitechapel por ejemplo, me quedé atascada, y la solución más que por deducción era por imaginación.

Hay veces en las que controlamos a otros personajes, como Watson, que al principio sólo utilizaremos para traerle cosillas a Holmes, y también controlaremos a personajes más atípicos, como a un sabueso que utilizaremos para rastrear a sospechosos. Este último es el colmo del tedio, de pronto el juego se transforma en un Dog´s Life terrorífico y surrealista, el perro hace cosas que ni de broma haría un perro normal, el realismo de la situación se esfuma del todo. Esto es lo que más me ha molestado de este título la verdad, y si lo juntamos con el hecho de que los gráficos no son muy allá, el resultado es que jugamos con el perro más feo y con las fases más horribles que he visto nunca.

Lo que compensa todos estos fallos es la historia, que engancha de verdad, y las fases de investigación, que de verdad están bien hechas, y más si eres fan de Sherlock como yo. Todo lo demás por desgracia es una basura, aunque a decir verdad las voces tampoco están mal.

En definitiva, si lo encontráis barato y os gustan las aventuras gráficas, no está mal del todo, pero no es un gran título por desgracia, y hay opciones mejores en el mercado (aunque pocas).




Bye bee--